IBZ

Casa sobre el paisaje

Ibiza · España

ENMARCAR EL ATARDECER

Conjugar la arquitectura con el lugar supone un reto estimulante en esta vivienda en Ibiza.  se emplaza en una extensa parcela en acusada pendiente, cubierta por una pinada, sobre la ladera de una célebre zona residencial de la isla. Entre las copas de los árboles, fijando la vista al suroeste, se vislumbra el másico perfil de Dalt Vila recortado sobre el mar, con la vibrante marina de Ibiza a sus pies. .

EL VUELO ENTRE LAS COPAS DE LOS PINOS

Un potente cuerpo volado que emerge de la roca desnuda y capta esas visuales. Una vivienda que levita sobre sobre el paisaje, suspendida sobre los pinos y enmarcando el icónico atardecer ibicenco. Se busca una arquitectura que dialogue con su entorno y genere espacios en la vivienda donde poder relajarse y disfrutar de una serena puesta de sol con Ibiza como telón de fondo.

LA CALA Y LA MONTAÑA

Bajo el audaz voladizo se sitúa la piscina, resguardada, a modo de cala privada y favorecida por las profundas visuales hacia el valle. Los espacios aterrazados alrededor de la piscina se enlazan con el entorno agreste de la pinada, trabajado desde el paisajismo para integrarlo como lugar de esparcimiento de la vivienda.

ENTRE LA ROCA Y EL VALLE

Los espacios interiores de la arquitectura de esta vivienda en Ibiza se enriquecen con visuales tangenciales muy focalizadas, encuadrando estudiadas aberturas laterales que relacionan la abrupta materialidad de la roca desnuda de la ladera con las lejanas estribaciones montañosas del interior de la isla.

CONSTRUIR EL MIRADOR

La aventurada decisión de lanzar todo un cuerpo arquitectónico en arriesgado voladizo sólo puede ser refrendada por la construcción mediante un preciso cálculo estructural que avale la viabilidad del poético gesto proyectual. Sólo a través de la solvencia técnica y la profesionalidad en la ejecución se logra materializar una idea con tintes oníricos que se convierte en realidad.