FAC

Fundación Arquitectura Contemporánea

Córdoba · España

BAAB

Innumerables vivencias confluyen en la biografía de un solar en el que las distintas etapas de la historia se disponen en sucesivos estratos. La propuesta proyectual para la Fundación de Arquitectura Contemporánea configura el estrato contemporáneo en continuidad con los existentes.

El edificio surge como la interpretación más amplia del origen de la puerta árabe “baab”, ya que no solo se interpreta como elemento de acceso al recinto aislado del exterior, sino como articulación de toda la trama urbana, a la vez que es en sí misma contenedor de bienes culturales. Esta continuidad se consigue entendiendo el equipo de la fundación como una puerta de acceso desde la calle Capitulares al Huerto de San Pablo, en el cual una serie de caminos acotan jardines con atmósferas diferentes: un jardín de acceso, un jardín aromático, un jardín para contemplar los restos arqueológicos…

CAMINOS DE LUZ

Unos caminos que evocan las tracerías de la arquitectura tradicional repitiendo una geometría con angulos de 90 y 135º que hacen referencia al octógono (tan presente en toda la arquitectura cordobesa), buscan unir de forma natural los puntos de acceso al huerto con una similitud respetuosa con el trazado del entorno urbano.

Los recorridos fluyen desde los cuatro accesos al huerto de San Pablo, al igual que los cuatro ríos del primer paraíso terrenal, hacia los diferentes accesos de los edificios presentes en la manzana confluyendo y rodeando los restos arqueológicos recuperados y  ubicados en el huerto-jardín. La morfología de los  senderos nos permite diferenciar las distintas funcionalidades de los mismos, ya sea en cuanto a la conexión de los mismos con la trama urbana existente en el exterior, o como elementos conducentes tanto a la percepción del patrimonio cultural recuperado como al desarrollo de los sentidos en el interior del huerto-jardín.

UNA PUERTA A LA MANZANA

El edificio que alojará la Fundación  de Arquitectura Contemporánea se entiende como una pieza entre medianeras con dos únicos huecos. Uno horizontal, le permite ser pasante y entender la fundación como puerta. Otro vertical, con uno de esos patios que han demostrado funcionar tan bien en esta ciudad, genera un recorrido sugerente a través de la historia; desde las ruinas hasta la fundación que, desde la ultima planta, y entendiendo la cubierta como la tercera fachada pensara la arquitectura que ha de venir.

La propuesta se ejecuta mediante una estructura tridimensional de muros y losas de hormigón armado aisladas térmicamente por el exterior. Los espacios interiores están acabados con una gama de materiales que tienen en común su color blanco, dando protagonismo a la luz y a las texturas; el pulido de la piedra, el satinado de las pinturas, el chorro de arena que hará antideslizantes los caminos.

RESTOS ARQUEOLÓGICOS

La arqueología es un instrumento básico en el conocimiento y estudio de la ciudad histórica, pero no se ha logrado construir un discurso común entre historia y arqueología. Creemos sinceramente que es necesario construir un discurso común entre arqueología, urbanismo y arquitectura. El problema ya no es decidir si se debe excavar o cómo se debe excavar, sino qué haremos después con lo que aparezca, es que decir, con qué criterios conservamos y musealizamos, destruimos o tapamos.

Integrar los restos arqueológicos en la ciudad implica una premisa sustancial en nuestro proyecto.  La propuesta de gestión de los restos arqueológicos subyacentes en el ámbito de la manzana, no es otra que la formulación de la creación de un parque arqueológico que se inicie en el acceso desde la calle Capitulares y se complementa con los distintos restos arqueológicos puestos en valor en el interior de la manzana, sin negar la posibilidad de continuidad del denominado parque arqueológico por el resto de la ciudad, creando así un recorrido peatonal del referido parque.

La propuesta para el edificio de la Fundación de Arquitectura Contemporánea en el solar de Orive pretende ser la segunda puerta al camino, recuperando espacios para el uso público peatonal, y por ende para el ciudadano.

Esta nueva escala de plaza, se macla con la planta baja del edificio, conformando una semiplaza cubierta que permite el descanso y la relación individual con los servicios ubicados en esta planta, en la que dialogan la sombra y la vegetación. De tal manera que el peatón descubre, de forma intencionada, el espacio público abierto en el interior de la manzana, a través de la conexión directa plaza-huerto jardín.

SEDE DE LA FUNDACIÓN DE ARQUITECTURA CONTEMPORÁNEA

Cordoba es la amalgama de tres elementos: la luz, la estratificación histórica y el continuo fluir de su gente.

Así pues, se proyecta el edificio, como estrato contemporáneo, superponiendo las funciones complejas del moderno trabajo administrativo a la sustancia histórica, cuidadosamente puesta en relieve. Estableciendo nuevas relaciones visuales a través del amplio patio acristalado,como referencia a los patios cordobeses,  concediendo al edificio luz y diafanidad interior

Una arquitectura contemporánea que se proyecta como un sólido, elemento que levita en el aire para potenciar la permeabilidad de la manzana y su conexión con la Delegación de Cultura, que a su vez permite recuperar y generar visuales de los restos arqueológicos situados en el solar; con ello se recupera para el uso público un espacio inicialmente privado, consiguiendo así anular la percepción común de acera y edificación, por lo que la acera se convierte en pequeña plaza cubierta por el elemento sólido. El espacio a cota 0.00 se entiende como una prolongación del espacio público de la calle Capitulares, a modo de pódium sobre el que al atravesar la puerta se observa la magnificencia del huerto.

Se proyecta un edificio más de cierre que de abertura, utilizando las formas puras y la luz natural para articular los espacios, y las sombras para suavizarlos y envolverlos. Se delimitan los espacios humanos, aislando del caos urbano circundante y encerrando espacios muy legibles desde el interior.