SOL

Casa del sol

Torre en Conill, Betera (Valencia) · España

UN EMPLAZAMIENTO EXCLUSIVO

Su emplazamiento en el paisaje verde y ondulante de una pista de golf en la exclusiva urbanización de Torre en Conill confieren a la proyecto de esta casa unas condiciones de partida de una enorme calidad arquitectónica. Una ubicación además favorecida por su posición en el extremo del conjunto residencial, que libera de parcelas colindantes tres de sus alzados y permite fugas visuales amplias y libres de miradas indiscretas.

El terreno aparece cubierto por la sombra de los pinos,  que puntean su superficie. Precisamente la alta presencia de las copas es el perenne fondo de perspectiva que, al mismo tiempo, garantiza de forma permanente la privacidad de la parcela.

La topografía original en ligera pendiente hacia el oeste, generada por cierto desnivel entre ambos extremos de la parcela, enfatiza el predominio de la parcela con respecto al paisaje, sugiriendo el noreste como el punto de acceso más apropiado. La posición y proporción de la parcela permiten que la mayor parte de la fachada disfrute de la orientación sur, más ventajosa desde el punto de vista la captación solar.

PABELLONES ENTRE LOS PINOS

Una de las primeras decisiones como arquitectos resulta en organizar la casa en dos zonas claramente diferenciadas, la zona de día vinculada a la parte más pública de la parcela y la zona de noche vinculada a la parte más privativa, beneficiándose en todo caso de la proximidad de una gran zona verde común de la urbanización de Torre en Conill . A través de la fragmentación, estas dos piezas se van dispersando en distintos volúmenes, colonizando el espacio entre los árboles preexistentes, preservándolos. 

Un sistema de pabellones conectados mediante un recorrido que enlaza las distintas partes del programa sin perder la independencia formal. Una conexión entre volúmenes con etéreas aberturas intersticiales que permiten el paso de la luz y la relación abierta hacia con el entorno.

LA GEOMETRÍA ESCULPIDA POR EL PASO DE LA LUZ

El diseño del proyecto de arquitectura establece que los espacios de la zona día de la casa queden enmarcados por el diseño de un potente volumen superior que, lanzándose en voladizo, arroja su sombra sobre los espacios exteriores que acoge. Esta contundente caja volada, que protege el acceso a la vivienda, se perfora en los espacios aterrazados junto a la superficie de agua de la piscina para permitir el adecuado soleamiento y el crecimiento de los árboles que la atraviesan, integrándose en la frondosa vegetación cercana de Torre en Conill.

La aparente sencillez del prisma blanco incrementa su complejidad espacial troquelándose en las zonas centrales para permitir la conformación de lucernarios y patios que inundan de luminosidad los interiores: una geometría esculpida por el paso de la luz, concepto como arquitectos adoptamos para dar nombre a esta casa en Torre en Conill.

La blancura de la pieza de coronación contrasta con la materialidad pétrea de los volúmenes inferiores desplegados por la parcela, como si se tratase de guijarros arrastrados por la corriente, orientándose para captar unas visuales controladas, privativas. Y en los interiores, entre grandes superficies acristaladas que difuminan el límite con el exterior, el cálido tacto de la madera vertebrando todos estos espacios.

Bajo el azul del cielo, la terraza superior se desvela como un lugar de oportunidad, desde donde otear el horizonte de un paisaje que ondula hacia el oeste en el fresco atardecer. En el proyecto de arquitectura de esta casa se incorpora una  alberca contemporánea desde donde disfrutar de agradables baños a la luz de las estrellas y el paisaje cercano de la urbanización de Torre en Conill.